El Parque Nacional Jaragua, dadas sus características, climáticas, biológicas y culturales representa una de las porciones más particulares en la región suroeste de la República Dominicana. Desde el año 2002, fue incluido dentro de la categorización de la Reserva de la Biosfera Jaragua-Bachoruco-Enriquillo además de considerarse también como elemento fundamental de la AICA, por sus siglas Áreas Importantes para la Conservación de Aves.

A pesar de que hoy en día representa un significativo enclave turístico para el público general. Su creación jurídico administrativa vino de la mano del decreto Gubernamental fechado el 11 de Agosto de 1983. Cuyo contenido permitió fijar como área protegida a un total 1.536 km 2 de la región. A continuación se enumeran los 4 puntos de interés más importantes.

Islas Beata y Alto Velo:

Cada una de estas posee una superficie de entre 47 y 2 kilómetros cuadrados respectivamente. Respecto a la primera de ellas, su nombre le fue impuesto por el Cristóbal Colon durante sus numerosas travesías en el Caribe. Su fauna autóctona se encuentra dominada por la especie de iguana Cyclura Comuta, una especie endémica a nivel general.

En lo que respecta a la Isla Alto velo, su nombre hace referencia a la característica forma de un velero con la que fue confundida desde épocas prehispánicas. Sirvió como asiento a la famosa especie de foca del caribe o Monchanus Tropicalis, genero hoy extinto. Hoy por hoy, representan un importante núcleo de anidación para las aves marinas.

Laguna de Oviedo:

Una parada y referencia obligatoria para todos los visitantes tanto nacionales como internacionales del Parque Nacional Jaragua. Según cálculos exactos, su superficie total se extiende hasta los 28 kilómetros cuadrados y sirve como un apropiado reservorio para un alto nivel de biodiversidad.

Entre algunas de las especies que hacen vida en el lugar, se incluye el pez Cyprinodon Nicholsi, bien conocido por su particular tamaño además de especies de aves exóticas como variados géneros de flamencos. Siendo el más destacado de ello el Phaenicopterus Ruber. Sus características biológica son reforzadas por el hecho de que a pesar de ser un cuerpo de agua, mayormente salino, se encuentra nutrido además por un importante número de fuentes de agua dulce.

Bahía de las Águilas:

Con una extensión total de 4 kilómetros de longitud, esta impresionante bahía se encuentra ubicada en el extremo oeste del parque. Ampliamente visitada por su incesante oleaje y por sus diversas formas de manifestaciones natural. El arrecife de coral es el más impresionante de ellos, pudiéndose encontrar increíbles especies animales en él. Influyendo inclusive en la provisión de la característica arena fina que recorre todo su litoral.

La tortuga tinglar, por su nombre científico Dermochelys Coriacea constituye una de sus especies emblemáticas y representativas. Generalmente emplea dicha playa para su reproducción. Compartiendo terreno se encuentra además la iguana rinoceronte o Cyclura Cornuta.

Yacimientos arqueológicos variados:

Dentro de esta categoría de elementos se ubican las renombradas cavernas de El Guanal, La Piza y la Cueva Mongo. Las cuales permiten al visitante  el encuentro directo con el pasado autóctono del lugar.

Según fuentes históricas la mayoría de estos yacimientos datan del año 2.590 antes de cristo. Y provienen en su mayor parte de la cultura indígena Taina, una importante fuente demográfica de la pre conquista española. El grado de preservación de estos elementos, ha permitido que los diferentes visitantes del  Parque Nacional Jaragua, puedan encontrarse con petroglifos y pinturas rupestres de miles de años de antigüedad.

Deja un comentario