A principios del siglo XX, los exploradores ingleses tuvieron la dicha de descubrir una de las postales naturales más hermosa de toda República Dominicana: El Salto de Jimenoa. Combina senderismo, actividad acuática, fotografía y ecoturismo en un solo lugar. ¿Estás listo para conocer todo lo que tiene para ti?

Lo espectacular del Salto de Jimenoa

A pocos kilómetros del municipio de Jarabacoa y de La Vega, se encuentra el Salto de Jimenoa, un lugar hermoso por naturaleza. Forma parte del río Jimenoa, y en realidad el sitio es compuesto por 2 saltos de diversas alturas: Jimenoa 1 y Jimenoa 2. Ambos están muy cerca, por lo que no resultará difícil visitarlos en un mismo día.

La cascada del salto está ubicada en formaciones rocosas naturales que le dan ese toque rústico y extremo a tu aventura. De hecho, el sitio se mantiene virgen, pudiendo observar rastros de musgo y fauna acuática, elementos ideales para apreciar desde una fotografía.

Mención honorífica es el puente colgante. A pesar de que sirve como el único acceso al salto, es una vista increíble para aquellos que quieran sentir la adrenalina de este sendero.

Lo importante es que, a pesar del salto, está el rio muy calmado, siendo un atractivo excelente para las personas que gustan de nadar y sumergirse (atento a los letreros de advertencia). Al final de la cascada, a unos kilómetros a pie, se encuentra una pequeña playa, que mantiene el aspecto salvaje de hace cientos de años.

Se cobrará una cuota de entrada, que es cien por ciento utilizada para la conservación y la limpieza de Jimenoa y su río.

Consideraciones especiales

El salto de Jimenoa es un área protegida por el gobierno de República Dominicana, por lo que es normal que tenga algunas reglas que tienes que respetar. La principal es que está prohibido tirar basura y comer en áreas no específicas. Recuerda que hay que respetar a nuestro planeta a como dé lugar.

En el caso del puente colgante, hay que decir que es muy rústico. Por esa razón está totalmente prohibido hacer movimientos bruscos en él. Además, sólo pasaran 4 personas a la vez, ya que el puente puede caerse y provocar un accidente terrible.

Por último, recuerda que hay zonas específicas para bañarse y nadar. Atento a los letreros, ya que hay sitios donde el rio libera una corriente muy salvaje.

¿Cómo llegar?

Desde Jarabacoa hay que conducir 20 minutos por la carretera a Constanza hasta entrar a la zona de la presa hidroeléctrica, sitio que alberga el Salto de Jimenoa. Una vez en el sitio, tienes que ir al Sendero Enriquillo, la ruta que te llevará hasta el sitio ecoturístico a través de las montañas que rodean al río.

En Jarabacoa hay camiones que van a la presa hidroeléctrica y al mismo salto, así que no tendrás problemas.

El problema es que es una caminata algo larga. Estamos hablando de 30 minutos de bajada por rocas muy resbaladizas, por lo que algunas personas podrán ir en el sendero a Caballo o rentar un Jeep en la entrada de la presa.

Deja un comentario