Mucho más que una importante atracción turística dominicana, la bodega de Ron Barceló es un auténtico icono del turismo cultural sudamericano. Su marca, el ron Barceló, si bien ya era internacionalmente conocido para finales de los años 80. Solo es capaz de brindar una experiencia única a través de los diferentes itinerarios guiados, en su centro cultural localizado en el complejo de Barceló Import. Este permite a sus visitantes un total encuentro con el pasado colonial de la localidad. Entre los que se incluye la cata y degustación de sus diferentes derivados obtenidos a partir de la fermentación de la caña de azúcar.

¿Cómo llegar a la bodega de Ron Barceló?

Este centro histórico de importancia nacional, se encuentra ubicado en la provincia dominicana que lleva por nombre San Pedro de Macorís, a tan solo 45 minutos de Santo Domingo. Específicamente, se puede acceder a esta mediante carretera desde la capital, de la cual dista a unos 76 kilómetros. Y cuyo recorrido en automóvil o bus turístico solo tomara 1 hora y 10 minutos de viaje. Teniendo como entrada a la Autovía del Este Sur. Los rasgos más característicos del centro Barcelo, son las exposiciones de los procesos de fermentación, envejecimiento y envasado. Junto a las muestras históricas de procesos tradicionales como el arado, las carretas el hacha y las vasijas del batey.

Principales datos relativos a la bodega de Ron Barceló y sus diferentes modos para las visitas guiadas.

El diseño original de este complejo, fue elaborado siguiendo el modelo de un barril, al que se le ha incorporado un patio exterior. Las entradas al complejo siempre deben adquirirse de una forma anticipada. Ello permitirá ahorrar eficientemente el tiempo en un recorrido guiado y narrado que tiene 1 hora y 30 minutos de duración en total. El recorrido empieza y finaliza en el mismo lugar. El kilómetro 6 de la carretera de Quisqueya. Uno de los emplazamientos más significativos son las Bodegas de Añejamiento, donde el ron es envejecido durante 10 años.

Históricamente su fundación data del año de 1930, de la mano del empresario español Julián Barceló, quien un año luego de su llegada a la república, construyó la primera fábrica de licor en la Ciudad de Santo Domingo. En la actualidad los procesos empleados si bien son similares a su época inicial, son aplicados usando mayormente maquinaria industrial. Sin duda, y debido a todas las características anteriormente mencionadas la bodega de Ron Barceló ocupa un destacado lugar en medio de las industrias exportadoras del licor nacional.  En total anualmente son vendidas unas dos millones de cajas, con destino a 50 países distribuidos a lo largo y ancho de américa latina y el mundo.

¿Cuáles son los principales requerimientos para la visita guiada en la fábrica de Ron Barceló?

En primer lugar, el mínimo de visitantes permitidos son de dos personas. Siendo su máximo poco más de cincuenta personas a la vez. La fábrica se encuentra totalmente disponible de lunes a viernes en un horario comprendido entre las 9:30 am y las 15:00 hora local. Los precios de entrada, por su parte, no suelen superar los 15 dólares por visitante, excluyendo dicho pago a todos lo acompañantes menores de 18 años.

Da igual si eres o no de procedencia latinoamericana, pues dada la apertura y aceptación del ron Barceló a nivel internacional, esta empresa ha adaptado a sus visitas en tres idiomas principales. En español, inglés y francés, según sea la preferencia. Para mayor información, a la bodega de Ron Barceló también es posible visitarla a través de su página web, o bien seguirla a través de sus perfiles en las redes sociales como @ronbarcelo.

Deja un comentario